¿CAÍDA CAPILAR ESTACIONAL O CRÓNICA?

La caída del cabello es un proceso natural, irreversible que se acelera según circunstancias y en determinadas épocas del año. Nuestro cuerpo,  reacciona al aumento o la reducción de las horas diarias de sol segregando sustancias (melatonina, prolectina…) que influyen en la caída de cabello.

Por eso en otoño, y también en primavera, se produce el conocido como efluvio telógeno (telógena se llama la fase de caída del cabello), un fenómeno que motiva una pérdida repentina y masiva de masa capilar, una media más de 100 cabellos al día durante los tres meses posteriores al verano. Pero, tranquilo, ese pelo se vuelve a recuperar en la siguiente estación con el nacimiento de nuevo cabello.

Otra posible razón de la pérdida de pelo durante el otoño es que en verano, al recibir más radiación solar, nace más cabello (fase anágena), mientras que a partir de octubre se entra en su momento normal de caída (fase telógena). Para completar la tormenta perfecta, hay que tener en cuenta el daño adicional que el pelo suele recibir durante el verano debido a la alta exposición al sol, la sal o el cloro, unido el estrés que suele implicar la vuelta a la rutina, es la perfecta combinación por la cual en otoño hay más caída.

En la caída del cabello el aspecto del pelo se muestra más fino y débil, especialmente en la raíz.

– En la alopecia, se observa perdida de densidad de cabellos en todo el cuero cabelludo o en determinadas zonas (como las llamadas entradas o la zona de la coronilla en el hombre), mientras que con la caída estacional el conjunto del pelo mantiene la densidad habitual.

causas-caida-cabello

  • ¿Como pódemos evitarlo?

Pues bien, la caída no es posible evitarla ya que el ciclo del pelo es un proceso natural como bien hemos dicho, pero si que podemos ayudar a frenar esa caída y nutrir la raíz para fortalecer el folículo piloso.

En farmacia existen diversos productos que pueden ayudar a frenar este proceso, tales como:

  1. Cápsulas: para aportar fuerza y vitalidad al folículo, reforzadas con extractos de queratina y vitamina B, serenoa repens, quinina, zinc o selenio son algunos de los minerales que nos aportan nutrientes al crecimiento natural del cabello.
  2. Champú: como complemento al tratamiento, para fortalecer cabellos debilitados, aportan fuerza y densidad al cabello desde la raiz
  3. Serúm o ampollas: con activos estimulantes del cabello, que aportan densidad y fuerza y activan el folículo para la producción de cabello más fuerte y resistente.

Es muy importante comenzar y terminar el tratamiento tal cual nos recomiendan, es decir, el ciclo del pelo tardar tres meses en generar el nuevo cabello, por lo cual no obtendremos efecto hasta pasado este proceso.

ANALISIS CAPILAR

Para cualquier duda, acuda a nuestra farmacia estaremos encantadas de analizar su cabello  y asesorarle con los productos adecuados.

 

 

Leer Más